Los casinos asiáticos son un mundo de supersticiones

La superstición siempre ha ido unida al juego. Todos, incluso los más incrédulos, hemos adquirido reflejos condicionados relacionados con la superstición. ¿Soplas antes de tirar los dados?¿Eliges combinaciones de números en función de fechas como tu cumpleaños o los de tus familiares?¿Levantas siempre los naipes de una determinada forma?

Pues hay jugadores que creen firmemente en la superstición. Y llevan sus costumbres a cotas insospechadas.

La superstición está mucho más arraigada en la cultura asiática que en la europea. Los casinos del Lejano Oriente tienen en cuenta estas manías hasta en su construcción. Seguro que te llama la atención alguna de estos comportamientos arraigados entre la comunidad de jugadores de aquellos lares.

La numerología

No te hagas el sorprendido. En un país en el que el martes y trece está considerado un día maldito no deberíamos ser muy duros al juzgar a los demás.
En China, el lenguaje tiene mucha relación con la numerología. El número de la mala suerte en los casinos asiáticos es el 4. Se debe a que en el idioma mandarín tradicional, la pronunciación del número “cuatro” es muy similar al de la palabra “muerte”.

En muchos edificios chinos no exista la cuarta planta, costumbre que han importado varios resorts de Las Vegas. El Rio o el Encore, por ejemplo, no tiene ni cuarta planta ni tampoco de la 40 a la 49. En los festivales que constan de varios eventos, no existe el evento nº 4.

Los números de la buena suerte son el 8 (que suena como la palabra “próspero” en chino), y en menor medida el 6 (“rentable”). En los casinos de Macau, te será complicado encontrar habitaciones que contengan estos números en combinación.

Sabes que en las ofertas de las tiendas, en Occidente se usa la táctica de poner precios acabados en 9 para evitar un redondeo que parezca mucho más caro. En Asia, adoptaron la misma estrategia, pero los precios no redondeados acaban siempre en 8, aunque se pierdan ingresos por el camino.

En 2003, Sichuan Airlanes pagó mas de 280.000$ por el número de teléfono +86 28 8888 8888

El Feng Shui

Esta filosofía trata sobre la manipulación de las energías prevalentes en un recinto mediante el orden de los elementos de decoración y mobiliario que alberga.

Hay normas básicas que cualquier casino asiático contempla, como evitar en lo posible la colocación de espejos. En el Feng Shui, da mala suerte que un espejo refleje a otro espejo, pues dos fuerzas del mismo poder y opuestas provocan situaciones negativas.

Una relación especial entre objetos decorativos y lenguaje es que en los principales dialectos chinos la palabra “libro” suena demasiado parecida a “perder”, por lo que son

adornos prohibidos en los casinos asiáticos.

También con

sideran propicias las mesas desde las que se puede divisar una puerta o las que están situadas en el punto cardinal del oeste en un salón de juego.

La superstición más directamente relacionada al Feng Shui es la de evitar las entradas principales, que se supone que están malditas. Los jugadores asiáticos, siempre que p

ueden, entran por entradas adyacentes.

Se ha relatado en cientos de blogs la conocida anécdota sobre la entrada del MGM Grand de Las Vegas. Además de no haber entrada secundaria, los jugadores estaban obligados a acceder al casino bajo las fauces de un león, otra superstición que agravaba muchísimo la situación. El casino tuvo que rediseñar su entrada, pues los turistas llegados del Lejano Oriente evitaban el MGM Grand.

El asiento y el contacto físico

Los jugadores asiáticos también están atentos a su entorno más cercano y a la interacción con otros jugadores.

Si ves a algún jugador de origen asiático dejar en su puesto un sobre de azúcar, se debe a la creencia de que las mesas de juego son los sitios favoritos de los fantasmas de los niños, a los que buscan aplacar con un dulce.

Siempre procuran ignorar sus beneficios o sus pérdidas en las mesas, pues creen que la preocupación por contar el dinero empeora sus posibilidades de éxito. Como otras tantas supersticiones, tienen una cierta base lógica, pues una persona puede ver afectado su juicio en la mesa por el miedo a proteger un beneficio o la urgencia para enjugar una pérdida.

El contacto físico también está reglado, por así decirlo. En Asia se considera que alguien puede pasar su mala suerte a otra persona si le toca en el hombro. Por eso está considerado como un acto de muy mala educación en las mesas.

Otra forma de manipular la suerte es lavarse las manos. No es infrecuente que un jugador asiático abandone momentáneamente la mesa después de una mala carta o una mala tirada para dirigirse inmediatamente al baño. En cambio, evitarán hacerlo si la cosa va viento en popa.

También importa el color en el atuendo y la decoración. El rojo es el color de la buena suerte, y por eso predomina en los locales de hostelería y ocio regentados por asiáticos o dirigidos a ese público. Si ves a un jugador chino sin nada rojo a la vista, lo más probable es que su ropa interior sea de ese color, como la tuya para recibir al Año Nuevo.

Seguro que nos dejamos muchas más, pero estas son las más comunes. Nosotros no creemos en supersticiones, pero ¿qué daño puede hacer sentarse con vistas a un puerta? No vaya a ser…

Estamos encantados de leer tus comentarios

    Dejanos tu comentario

Deja un comentario

elcasinodeAS.com