Galaxy Entertainment Group, la compañía de los VIPs

La industria del juego de Macau, en su apogeo, llegó a mover seis veces más cantidad de ingresos que Las Vegas.

Denro de sus reducidas fronteras se dirime una lucha de poder por ser la empresa más importante del enclave. Los gigantes estadounidenses, MGM, Sands y Wynn Resorts, han intentado posar sus garras sobre el segmento más rentable del turismo del juego de la ex-colonia portuguesa, los VIPs que viajan desde la China continental, pero han sido derrotados por una pequeña empresa de construcción de Hong-Kong que hizo una enorme apuesta por el futuro de la región.

Macau permaneció bajo dominio europeo hasta 1999, siendo la colonia asiática que más perduró en el tiempo. Su entrega a las autoridades chinas se produjo en un momento crucial de su incipiente industria del juego. Faltaban solo tres años para que caducara la concesión de 40 años que tenía Stanley Ho sobre los casinos de la ciudad.

El gobierno de la nueva región administrativa china consiguió mantener su estatus de destino del juego para el país y elaboró un ambicioso plan que contemplaba la concesión de nuevas licencias y el relleno de las dos islas que hoy forman una sola península en Cotai.

La familia Lui estaba a cargo un próspero negocio de construcción en Hong-Kong, especializado en la distribución de materiales y la inversión inmobiliaria, más que en la edificación. Nunca podría haber competido por una de las nuevas licencias. Tampoco les hizo falta.

Sands y una compañía llamada Galaxy recibieron sendas licencias que, en principio, iban a explotar como socios colaboradores. Entonces, la familia Lui hizo su jugada maestra.

Primero, en una jugada previa, adquirieron una participación del 74% de las acciones de Galaxy, para, más tarde, con un valor mucho menor que el de la compañía del juego, utilizar su constructora para absorber Galaxy.

Parecía una jugada bursátil, pues consiguieron revalorizar las acciones de los dueños del casino Grand Waldo -el primero en levantarse en Cotai en 2005- en más de 20 veces su valor inicial. Sin embargo, la verdadera ambición de los Liu radicaba en el desarrollo de nuevos lotes de tierra en Macau y Cotai para terminar levantar tres impresionantes resorts: El Starworld, el Broadway Galaxy, inaugurados ambos en 2006, y el mascarón de proa de la empresa, el Galaxy Macau, un faraónico proyecto abierto en 2011.

El Galaxy Macau, que va por su cuarta fase de ampliación, cuenta ya con más de 2.200 habitaciones de hotel, y se extiende -junto al Broadway- sobre una parcela de más de un millón de metros cuadrados. Tiene un parque acuático e innumerables establecimientos de ocio y restauración, además de cinco exclusivas zonas de juego para uso del GEG Privilege Club, el área de miembros VIP de la compañía

Esta renovada y lujosa oferta ha convencido a un porcentaje mayoritario de los grandes jugadores que aterrizan en Macau a lo largo del año, bastante por delante del Sands, segundos en liza en esta particular categoría.

Esta fijación por agasajar a sus VIPs se ha convertido ya en una seña de identidad de Galaxy Entertainment Group, que en su primera expansión internacional adquirió varias propiedades en Montecarlo, la capital monegasca.

La pandemia mundial se ha interpuesto en los siguientes planes de expansión de Galaxy. El siguiente paso que exploraba la empresa de Hong-Kong era entrar en el recientemente abierto mercado japonés.

Galaxy es también propietaria sobre el papel del mayor porcentaje de las parcelas que formarán parte de la ampliación de la península de Cotai, a partir del primer preriodo de renovación de licencias que llegará en 2022, como muy temprano.

Estamos encantados de leer tus comentarios

    Dejanos tu comentario

Deja un comentario

elcasinodeAS.com